viernes, 25 de enero de 2008

Dormir


El dormir es una porción de muerte que tomamos prestada como anticipo; a cambio de ella tornamos a conservar y renovar la vida agotada por una jornada. Le sommeil est un emprunt fait à la mort. El dormir toma préstamos de la muerte para mantener en pie la vida. O dicho de otra manera: es el interés provisional pagado a la muerte. Ella representa el pago del capital. Ese pago se nos exige tanto más tarde cuanto mayores hayan sido los intereses y cuanto más regularmente hayan sido pagados.

Arthur Shopenhauer (1788-1860)

Imagen: Henri Matisse (El sueño)

17 comentarios:

Arcángel Mirón dijo...

Es como un pacto, no? La muerte nos deja vivir, siempre y cuando nos abandonemos por la noche, al menos unas horas.

Recaredo Veredas dijo...

No es mala cosa dormir con sosiego y regularidad. El día es muy largo y bien aprovechado permite asueto y trabajo. Saludos.

Sandy Páez dijo...

recien iniocias tu blog, enhorabuena

Sandy Páerz dijo...

inicias, perdon

humo dijo...

Hace casi dos siglos, y vino a decir lo que la medicina ha corroborado...

Mega dijo...

El dormir toma en préstamo a la muete para mantener en pie la vida.

¡Qué lúcidez la de este hombre!

Herman dijo...

Algo así, Gilda. Dormir es un modo de comprar la muerte a plazos y de habitarla cotidianamente durante unas horas. Cuando el usuario completa los pagos requeridos, la muerte es toda suya.

En efecto, Recaredo. El buen dormir es fuente de salud. Así pues, durmamos como marmotas ancianas. Un saludo.

Gracias, Sandy. Procuraré darle una alimentación apropiada a esta frágil criatura virtual. Regresa cuando gustes.

Tal y como decís, queridas Humo y Mega, Schopenhauer fue un visionario. Y también un poeta. Lástima que ahora esté dormido y haya extraviado el despertador. Besos para ambas.

ella y su orgía dijo...

La muerte también debe de ser algo reparador, pero sólo cuando llega en su momento, es decir, tras haber podido aprovechar las oportunidades de la vida.

Besos orgiásticos.

Galder Reguera dijo...

Pues yo creo que si se analiza bien, es la vida realmente un paréntesis de la muerte. No hemos sido durante miles de millones de años, y no seremos, tras nuestra muerte, nunca más (al menos eso parece).
Además, mientras somos lo somos intermitentemente. Nos apagamos y encedemos como las estrellas más lejanas del firmamento.

Sólo digo una cosa dijo...

¿Finanzas y la parca? Qué horror. Me voy, almax en mano, a por mi porción de muerte.

(Persignándome) Gensanta...

Galder, usted por aquí.

Saludos!

Espectadora dijo...

Dormir, es solo una práctica, como una pequeña dósis de lo que será la muerte (desencuentro de cuerpo y alma). Lo peor es cuando despiertas de un sueño agradable y no has podido escoger quedarte. Lo mejor... que si es una pesadilla te alegras de seguir viva.
Saludos!

Armancia dijo...

Que interesantísima y tan acertada descripción. Schopenhauer es uno de los grandes locos que componen mi lista de lecturas aún no devoradas y este pequeño post me ha renovado la sed. ¡Gracias!

(Y ahora voy a pagarle a la muerte el sueldo de hoy :)

Viridis dijo...

Muchas veces, gran cantidad de veces,
el hombre se duerme, su cuerpo lo despierta;

Después de una vez, nada más que una vez,
el hombre se duerme y pierde su cuerpo.

"Nana para cada día hasta el último" René Char -Común presencia-
................
Herman, ¿duermes?
Besos para el despertar.
Viridis

Herman dijo...

Coincidiría contigo, Ella, si la muerte se encontrara a 200 o 300 años de distancia (soy algo lento exprimiendo la vida).

Suscribo tus palabras, Galder. Esta efímera e intermitente luz entre dos abismos de oscuridad se parece demasiado a un milagro.

Bienvenida, Rose, a este falso lugar. Ojalá regreses.

Cierto, Espectadora. A menudo da rabia que la vigilia desintegre con violencia un sueño feliz. Es como si nos obligasen a desalojar el cine en mitad de una película emocionante.

Un beso, Armancia. Que devores despacito a Schopenhauer. Con vino entra mejor.

Gracias por los versos de René Char, Viridis. Los anotaré en mi memoria. Cuando me has escrito no dormía. Sólo soñaba que dormía. Besos para ti también.

Las3Musas dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Las3Musas dijo...

Me parece perfecta la apreciación del arcángel. En ese pacto nos damos un baño de tumba y volvemos muchas veces a la no vida cotidiana.

Besos
musa

Castigadora dijo...

Nunca me lo había planteado de esta manera! Si duermo más alargo la vida o la acorto?

Saludos!