miércoles, 21 de mayo de 2014

Preámbulos

-Por favor, sea breve -dijo en sueños la bella durmiente con voz rota. A su lado, el príncipe azul ordenaba meticulosamente (atendiendo a criterios de tamaño, textura y efectividad), la sofisticada colección de artilugios sexuales que iba sacando sin prisa, uno tras otro, del crucial maletín que todas las versiones del cuento omiten.

Imagen: Roy Lichtenstein (Sleeping Girl)

2 comentarios:

Viridis dijo...

Vaya¡¡¡ Esta versión me gusta más que la clásica.
Besos

Esther Rodríguez Cabrales dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.