martes, 19 de julio de 2011

Desproporción


Vació el bidón de arsénico en la planta potabilizadora que abastecía a toda la ciudad. Sabía que su mujer siempre bebía agua del grifo.

Manuel Moyano (Del libro Teatro de ceniza)

15 comentarios:

Jesus Esnaola dijo...

Estoy leyendolo ahora y es de lo mejorcito que ha caído en mis manos últimamente. Un muy buen libro.

Abrazo, Javier

Víctor dijo...

Pues yo todavía no lo he leído. Remarco el todavía.

Un abrazo, Javier.

400 dijo...

Esto me ha gustado mucho.

Araceli Esteves dijo...

Pues sí que debía odiarla para cargarse de paso a toda la ciudad.

Elysa dijo...

Eso es odio, lo demás tonterías.
Saludos

Marcos Callau dijo...

Se ha podido convertir en el mayor asesino. ¿Cuántos habitantes tiene la ciudad?. Saludos.

Roberto dijo...

Muy bueno el micro. Y el título le queda perfecto.
Saludos.

R.A. dijo...

Hola Javier, me lo acabé la semana pasada y me dio pena, tanta que me lo estoy releyendo.
Un libro de micros de los que hay que tener en la mesilla, tuve la misma sensación cuando acabé La glorieta de los fugitivos de Merino o La historias mínimas de Tomeo, o Baúl de prodigios..y me pasará cuando acabe el tuyo ;)
Una prosa que roza la excelencia y unos micros diferentes, me ha gustado mucho.

Un abrazo

R.A. dijo...

Huy y me pasó también con Zoom de Manu y con Piedad de Miguel Mena...

No Comments dijo...

El micro buenísimo. El libro a partir de ahora lo tendré en cuenta.

Un saludo indio

Miguel Molina dijo...

Algunos cuando se ponen serios no saben controlar sus impulsos.

Creo que este caso es una buena muestra de la importancia del título. Yo tampoco lo he leído pero leyendo esto tendré que arreglarlo.

Saludos.

Maria Coca dijo...

Impresionante. Tengo que conseguir ese libro!!!

Un abrazo, Javier.

Raúl dijo...

No conozco el libro. Pero, no sé, Javier, este micro me parece inacabado.

BB dijo...

Me pregunto si la suegra también bebía del mismo grifo...
Un abrazo
BB

Nacho Hernández dijo...

Pues yo me salvaría, no bebo del grifo...