martes, 22 de febrero de 2011

Quince líneas

Tras años de ardua elaboración, el escritor culminó su obra maestra: un microrrelato que contenía el universo. Eran quince líneas de una belleza intolerable. Para celebrarlo, el escritor se sirvió un whisky. Estaba feliz. Tanto que casi levitaba. Algo ebrio, volvió a leer el microrrelato. De súbito, las quince líneas comenzaron a temblar. No tardó en abrirse un acantilado sobre el papel. El escritor se asomó al abismo con cautela. Algo rugía en el fondo. Era un tifón. No tuvo tiempo de terminar el whisky. El tifón lo abrazó en espiral, elevándolo por los aires. Fue succionado inmediatamente. Al oir los gritos, su mujer acudió rauda al escritorio. La silla estaba vacía. Sobre la mesa vio un cuaderno con quince líneas que temblaban. En vano intentó leerlas.

9 comentarios:

Gemma dijo...

"¡Cuentos largos! ¡Tan largos! ¡De una página! ¡Ay, el día en que los hombres sepamos todos agrandar una chispa hasta el sol que un hombre les dé concentrado en una chispa; el día en que nos demos cuenta que nada tiene tamaño, y que, por lo tanto, basta lo suficiente; el día en que comprendamos que nada vale por sus dimensiones –y así acaba el ridículo que vio Micro megas y que yo veo cada día-; y que un libro puede reducirse a la mano de una hormiga porque puede amplificarlo la idea y hacerlo el universo!", "Cuentos largos", de JRJ.

Un megabrazo

Gemma dijo...

Fe de erratas: "porque puede amplificarlo la idea y hacerlo universo".

Luisa Hurtado González dijo...

La fuerza de la gravedad, los agujeros negros, la literatura no puede escapar a las leyes de la naturaleza.
Un saludo

manuespada dijo...

Un verdadero "Agujero blanco" (por el tema de los folios). Me ha dado vértigo.

Marcos Callau dijo...

La obra devora al genio. Sí señor, muy buen relato en quince líneas. Un saludo!

Javier Puche dijo...

Gracias, Gemma, por traer aquí la hermosa cita de JRJ.

Así es, Luisa. La literatura es un fragmento más del universo. No escapa, por tanto, a sus leyes.

Manu, a veces la obra nos traga, como si fuéramos lacasitos.

Marcos, entre la obra y el creador quizá deberían poner cristales, o un cerco policial. Eso impediría ciertos desastres. Gracias.

Maria Coca dijo...

Fantástico. Cuánta fuerza...

Enhorabuena.

BB dijo...

Fuerza de gravedad, agujero o vorágine, era inevitable ser succionado, regresado a la fuente...
Besos
BB

Raúl dijo...

Cuidado con lo que se sueña, cuidado también con lo que se escriba, javier.