viernes, 3 de diciembre de 2010

In paradisum

Dios debe disponer que periódicamente los santos y los bienaventurados abandonen por una temporada el Paraíso, pues de lo contrario no saben u olvidan que viven en el Paraíso, empiezan a imaginar otro Paraíso por su cuenta, en comparación el Paraíso les parece muy inferior, una especie de caricatura, eso los pone melancólicos o coléricos y terminan por creerse los condenados del Infierno.

Marco Denevi (Del libro Falsificaciones, editado por Thule).

17 comentarios:

Maite dijo...

Una buena reflexión, este es un principio de economía, cuando uno llega a obtener lo que quiere, vuelve a querer más. Eso pasa con quien está en el paraíso, una vez acostumbrado a él, pronto imaginará nuevos paraísos.
Un abrazo

Gemma dijo...

La insatisfacción humana acaso sea uno de los rasgos congénitos más característicos de nuestra existencias atribuladas. Qué duda cabe. Fuerte abrazo

Víctor dijo...

Genial. Lo había leído en la edición de Thule y me pareciço magnífico. Ahora todavía me lo parece.

¿Significa eso que quizás vivimos ahora mismo en un paraíso que ya no nos lo parece?

Un abrazo, Javier.

moderato_Dos_josef dijo...

Una reflexión exacta. el ser humano insatisfecho de por vida. Es lo que nos pierde? yo creo que sí.

UN abrazo de josef.

Marcos Callau dijo...

Muy bueno y es que uno siempre se cansa de lo que tiene, donde habita, y quiera cada día más. Ése es el peligro.

Sinuosa dijo...

Estupenda reflexión.
Menos mal que tenemos los cambios de estación: para quejarnos del frio en invierno y del calor en verano. ¡Pero si hasta le ponemos pegas a la primavera!
Un abrazo

Jesus Esnaola dijo...

También tiene su vuelta esta reflexión: baja al infierno de vez en cuando, aunque sólo sea a chamuscarte los pelos de los nudillos, y verás cómo aprecias el olor a pollo asado de tu vida normal. Y es que el que dijo que todo es relativo se quedó ancho.

Abrazos, Herman.

Miguel Baquero dijo...

Joder, qué micro más inteligente, más sarcástico y al mismo tiempo más desesperanzado. Genial

manuespada dijo...

Esto es lo que los psicólogos denominan la pirámide de las necesidades de Maslow. En la cúspide está la autorrealización, pero a esa cumbre no se llega nunca. Un abrazo.

Mita dijo...

Si lo que te da la vida es un limón, haz limonada. Disfrutar y reconocer lo que se tiene.
Me ha gustado mucho el micro.
Besos

disancor dijo...

Estar en el paraiso tiene que ser muy aburrido, por si acaso, mis amigos me estan esperando en el infierno, que parece más divertido,
Un saludo.

BB dijo...

Siempre ha sido más verde el prado del vecino, porque así somos, inconformes y necios.
Me encanta Marco Denevi. ¿Leiste Rosaura a la Diez?
Besos
BB

Raúl dijo...

A eso síndorme hay algunos que le llaman "rutina hedónica".

Herman dijo...

BB, no he leído "Rosaura a las diez". De Marco Denevi únicamente conozco sus microrrelatos. Ojalá los días durasen siglos para que pudiésemos leer con tranquilidad todos los libros interesantes. ¿Me recomiendas esa novela? Un beso.

BB dijo...

Herman: Rosaura a las Diez, fue la primera novela de Marco Denevi. ganadora del Premio Kraft y se convirtió en el libro más leído de la literatura argentina. Yo cometí el error de prestarla y nunca regresó, como era de esperarse.
Te la recomiendo, porque a pesar del tiempo pasado, no ha perdido su vigencia. Te encantará don Camilo Canegato, uno de la maraña de sus fabulosos personajes.
Besos
BB

Herman dijo...

Tomo buena nota, BB. Gracias.

Maria Coca dijo...

Y todos somos como ángeles en nuestros propios paraísos.

Magnífico.

Besosss