lunes, 18 de octubre de 2010

Vartina, la maga

Extraño el caso de esta señorita, que jugando ensimismada con su péndulo se hipnotizó a sí misma. Y fue gracias o por culpa de eso, que después de aquel día, sólo a sus propias órdenes obedecía.


Riki Blanco (Del libro Cuentos pulga, editado por Thule).

Imagen: Vartina (Ilustración de Riki Blanco)

19 comentarios:

Marcos Callau dijo...

Muy bueno, sí señor. En ocasiones sería conveniente que todos tuviéramos ese péndulo.

R.A. dijo...

Y no aparece por ventura algún cuento pulga tuyo en ese libro?

O en su defecto en un futuro libro(estoy dando palos de ciego por un cometario que he leído felicitándote).

Cómo me gusta que se inviertan los términos en los microrrelatos, las paradojas.

Un saludo

Maite dijo...

Me encanta, está genial. Creo que es redondo, con las palabras justas, una vuelta al personaje completa, y de una calidad inmejorable. Un hiperbreve magnífico. Enhorabuena.

enmalestado dijo...

Excelente texto. Felicidades

Olga Bernad dijo...

Los caminos de la libertad son inescrutables.
Muy bueno.

Mita dijo...

La ilustración es preciosa!
Me alegró también ver el cuadro de Hopper, también me gusta mucho.
Ese micro tienen una musicalidad infantil casi, me encanta.
Besos

Isabel González González dijo...

Geniales. Micro e ilustración.

Pablo Gonz dijo...

Bien, un hecho perfectamente comprensible al que se llega por medio de una prosa limpia o transparente. Demostración evidente de que en el micro hay algo más que tema y forma. ¿Qué?
Un fuerte abrazo y gracias por acercarme este texto.
PABLO GONZ

Maria Coca dijo...

Qué maga más mala!!!!

Pobrecilla...

Raúl dijo...

Cualquier camino es válido si al final se consigue la libre integridad. Buen micro.

Herman dijo...

Marcos, sería interesante fantasear sobre qué ocurriría si todos tuviéramos ese péndulo. Quizá pudiera escribirse un hermoso cuento de terror.

R.A., en ese libro encontrarás cuentos e ilustraciones de Riki Blanco, artista barcelonés de gran talento. Te recomiendo impetuosamente su lectura. Y sí, pronto daré noticia de mi primer vástago (aún en período de gestación). Agradezco tu curiosidad.

Maite, compartimos admiración hacia esta pieza minúscula. Gracias por venir.

Enmalestado, un placer la visita. Me asomaré a tus letras.

Olga, inescrutables.

Herman dijo...

Mita, si quieres ver más ilustraciones de Riki, visita cuando puedas esta página: www.rikiblanco.net. Celebro que tu oido de poeta haya apreciado la música del texto.

Isabel, subrayo tus palabras.

Pablo, tu pregunta requiere años de conversación. Incluso vidas. Voy a mirar mi agenda. Un abrazo.

María, ¿detectas maldad en esta maga o sólo ironizas? Un beso.

Raúl, supongo que te refieres a la libre integridad que otorga ensimismarse. Gracias por venir.

manuespada dijo...

Excelente micro. Me gustan este tipo de micros que se basan en la auto (no encuentro el término, sólo el prefijo, ya me entiendes).

Francesc Cornadó dijo...

Ocurre a menudo que uno se queda colgado en el movimiento pendular, pues la superstición nubla el magín y le deja a uno flotando en el aire.

Salud

Francesc Cornadó

Miguel Baquero dijo...

Y, claro, no tenía quien la despertase de su estado.

Pedro Herrero dijo...

La referencia al péndulo invita a mostrar la máxima sensación de equilibrio. Algo difícil en tan poco espacio. De ahí la belleza conseguida al no decantar el juicio del autor. Lo ocurido es gracias a, o por culpa de. Mitad bendición, mitad condena. Y la ilustración hace honor al relato.

Francisco Ortiz dijo...

Menuda suerte tuvo.

Elèna Casero dijo...

Excelente, sí señor.

Avisa del parto, por favor.

Un abrazo

sucedeque dijo...

Una paradoja fantástica, me ha encantado.
Un saludo, Iria L.