lunes, 7 de junio de 2010

Post mortem

El entierro de la marioneta no fue multitudinario: tan sólo el niño, un gato siamés y dos lombrices que asomaron la cabeza con la última palada de tierra y guijarros sobre el cuerpo desmañado de la difunta.
Cuando alguien volviera a escarbar años después en la fosa mínima, constataría los arañazos que desgarraban por dentro la madera del pequeño ataúd.

Miguel Ángel Zapata (Del libro Baúl de prodigios)

11 comentarios:

Víctor dijo...

Buena descontextualización en este micro de Miguel Ángel. Las marionetas también tienen entierros prematuros.

Un saludo.

Marcos Callau dijo...

Mucha imaginación desborda en este relato. Las marionetas nunca mueren, eso dicen...

Bea Salmerón dijo...

Maravilloso. O sea, que la marioneta, además de llevarle la contraria a su no-vida, es catatónica. Qué micro tan fabuloso. Enhorabuena a Miguel Ángel.

BB dijo...

Siempre he temido ser enterrada viva. Parece que ella también y se
le hizo realidad. ¡Pobre!.
Excelente el micro de Miguel Ángel.
Un beso
BB

Jesus Esnaola dijo...

Joder, nunca volveré a enterrar a nadie sin asegurarme bien.

Gracias Herman, estupendo M.A.

Anónimo dijo...

MAZ es increíble escribiendo micros.
Empecé al revés leyendo Revelaciones y Magias y ahora quiero leer Baúl de Prodigios.

UN SALUDO CORDIAL

R.A.

Nacho Viñuela dijo...

Estupendo e inquietante micro. Me pregunto quién movería las cuerdas de la marioneta dentro del ataúd...

Mr. Puche, espero que disfrutases de la Feria del Libro. A ver si vienes a Edimburgo para el Festival del Libro en Agosto.
Un abrazo

Isabel González dijo...

las marionetas nunca mueren, las marionetas nunca viven.

Miguel Baquero dijo...

Un micro buenísimo. La marioneta que surge a la vida de pronto y cuando ya no hacía falta

Charlie dijo...

Alucinante Miguel A.
Baúl de prodigios es uno de los mejores libros de microrrelatos que he podido leer.

Herman dijo...

Víctor, te reto a pronunciar la palabra descontextualización quince veces a toda velocidad. Gracias por tu visita.

Marcos, algunas marionetas se ocultan bajo apariencia humana. Y esas sí que mueren sin excepción. Un abrazo.

Bea, te doy la bienvenida a este rincón azul. Un abrazo catatónico.

BB, desde Poe, a todos nos aterra cualquier forma de enterramiento prematuro. Y existen muchas. El matrimonio quizá sea la más extendida.

Jesús, te aconsejo cautela. Muchos cadáveres sólo fingen serlo.

R.A., comparto tu deslumbramiento hacia Miguel Ángel Zapata. Con cada libro suyo deberían entregar unas gafas de sol. Y también unas cápsulas para atenuar la envidia que su talento provoca.

Nacho, nada me agradaría más que visitar la tierra de Stevenson. En cuanto pueda, lo haré.

Isabel, ¿acaso insinúas que el texto de Zapata es ficción?

Miguel, uno resucita cuando puede. Nunca antes. Un abrazo.

Charlie, comparto tu predilección.