lunes, 22 de junio de 2009

N III

El accidente ocurrió cuando el conductor del coche, que iba solo, se distrajo observando el vuelo maestro de una gaviota. Apenas le dio tiempo a pensar “es como un poema”. Su alma se liberó por los cristales rotos y fue elevándose vertical, en ángulo recto con el horizonte. La gaviota intentó hacer lo mismo pero no pudo y fue rodeándola en espiral hasta que la perdió en lo alto. Cuando se oyeron las sirenas de la ambulancia y de la policía, ni el cielo azul ni el aire parecían darse por aludidos y animaban a todos a disfrutar del buen tiempo. En una casa, lejos, llamaron a la puerta. La abrió una señora, pero no había nadie.

Medardo Fraile (Del libro Escritura y verdad, editado por Páginas de Espuma)

11 comentarios:

Miguel Baquero dijo...

"El vuelo maestro de una gaviota". Me quedo con esa maravilla de expresión

Nacho Viñuela dijo...

Estupendo micro de Medardo Fraile. Yo, me quedo con el misterio inquietante de la última frase.
Gracias por compartir, Javier.
un abrazote

Sinuosa dijo...

Me gustó esta imagen:

"...Su alma se liberó por los cristales rotos y fue elevándose vertical, en ángulo recto con el horizonte..."

Voy a tener que leer al tal Medardo.

BB dijo...

Una gaviota que vuela en espiral
tratando de alcanzar a esa alma
que se eleva liberada hacia el
infinito, donde ya nada podrá
tocarla...
Realmente, precioso.
Gracias por traernos el hermoso
micro de Medardo Fraile.
Un beso
BB

manuespada dijo...

Yo también me quedo con la última frase, que me descoloca por completo.

Elèna Casero dijo...

Muy buen relato, para eso es un maestro.

Saludos

Juan Carlos Márquez dijo...

Yo estoy ahora leyendo este mismo libro. Lo compré en la feria y el maestro Medardo me lo dedicó.

Raúl dijo...

Cómo nos gusta el Sr. Fraile.

El Viajero Solitario dijo...

Grande Medardo. Leí este libro a finales del año pasado y tiene cuentos realmente soberbios.

El final de este micro que rescatas es de esos que te dejan descolocados; buenísimo.

malditas musas dijo...

:)

bss
musa

Alexander Moody dijo...

Gracias por compartir con nosotros este micro

"...Su alma se liberó por los cristales rotos y fue elevándose vertical, en ángulo recto con el horizonte"

Me quedo con esta frase, también.