sábado, 13 de diciembre de 2008

El esfuerzo

"En la niñez, apenas debemos esforzarnos nunca (nuestros padres lo hacen todo por nosotros). En la juventud, el entusiasmo casi siempre nos impulsa hacia el cumplimiento de cualquier tarea, atenuando toda sensación de esfuerzo. En la madurez, ya sin entusiasmo alguno, el esfuerzo cobra una relevancia considerable, quedando cualquier empeño en manos de la voluntad pura. En la vejez, la vida entera se transforma en esfuerzo (esfuerzo por caminar, esfuerzo por recordar, esfuerzo por respirar). Pero es tras la muerte cuando todo cuesta ya un trabajo espantoso." Tras escribir estas palabras, el esqueleto cerró su diario íntimo, regresó tambaleándose al lecho y se tapó muy despacio con la sábana.

19 comentarios:

Antonio Serrano Cueto dijo...

Muy bueno, Herman. Imagino el esfuerzo que le costaría a ese esqueleto levantar la sutil sábana. Un abrazo.

Raúl dijo...

Debe de tener unas ganas de convertirse en polvo... de la hostia.
Genial micro.

el pasado que me espera dijo...

Qué desilusión para los que pensábamos que la muerte era por fin el descanso final. Más que descanse en paz habría que decir a los que mueren: siga jodiéndose en paz...Muy bueno!

Sinuosa dijo...

Bueno…, por lo menos cuando llegue al formato esqueleto ya no me dolerá el estómago, ¿no?
:)

Mega dijo...

"Pero es tras la muerte cuando todo cuesta ya un trabajo espantoso."

Magnífico remate, Herman, para un micro verdadero como pocos.
;-)

Un beso

Arcángel Mirón dijo...

Me imagino la osteoporosis que debe padecer, pobre muchacho.

Hank dijo...

Brillante síntesis existencial y, aunque parezca lo contrario, debordante de esperanza.

Me pregunto por qué escribes tan corto, por qué todo el mundo escribe tan corto en los blog, por qué estamos haciendo de esto una costumbre sin salida. Y finalmente me pregunto (no me queda otra), ¿por qué me pregunto lo evidente?

Abrazo fraterno, hermano.

Herman dijo...

Es verdad, Raúl. No había pensado que al pobre esqueleto aún le falta convertirse en polvo. Seguir con su vida cotidiana siendo polvo va a suponerle un esfuerzo considerable.

Amigo Hank. Me preguntas por qué escribo tan corto e intentaré responderte. En primer lugar, porque soy un gran aficionado a la ficción brevísima como lector y me agrada practicar el género en la medida de mis posibilidades. En segundo lugar, por deferencia. Creo que infligirle al lector narraciones demasiado extensas constituye una descortesía. En tercer lugar, porque el blog (este leve formato en auge) parece preferir la miniatura, el apunte fugaz, la narración efímera. Quizá porque nos resulta algo incómodo leer durante mucho tiempo en la pantalla del portátil. Añoranza del libro, supongo.
Otro abrazo para ti.

Gracias a todos por vuestra tenue visita.

esqueleto dijo...

Estoy tan cansado...

hombredebarro dijo...

Así es, y no de otra manera. Muy bueno, y sabio.

Pat Rizia dijo...

los esqueletos se mueren por tus huesos, muy bueno, Herman Astro. Besos, Patro.

El Viajero Solitario dijo...

Aunque me repita como el gazpacho: muy bueno. Logras transmitir el cansancio del esqueleto al lector (a mí al menos me lo trasmitist).

En el fondo, vivir es simplemente eso.

manuespada dijo...

Transmite muchas sensaciones tu micro, me imagino al esqueleto cansado de "vivir". Muy bueno.

Filoabpuerto dijo...

Me resulta muy tierno ese esqueleto, Herman, ¡¡ que tengan felices sueños esos, sus huesitos desnudos en la cama!!

El entusiamo que pone en seguir esforzándose le da esa "descarnada" dignidad.

Un abrazote

Merce

Herman dijo...

Me alegra, hombre de barro, que te haya gustado mi hombre de hueso.

Se mueren, Patro. Gracias.

Tú lo has dicho, Viajero. Vivir es simplemente eso. Y me alegra haberte transmitido ese cansancio ancestral.

Te agradezco el comentario, Manuespada.

Me complace especialmente, amiga Merce, que hayas sentido ternura hacia la extenuada osamenta del cuento. Y que aprecies su dignidad. Para mí ese tenaz esqueleto es casi un héroe. Aparte de la tristeza, tiene algo épico.

Tuti dijo...

"Tras escribir estas palabras, el esqueleto cerró su diario íntimo, regresó tambaleándose al lecho y se tapó muy despacio con la sábana."

Esta imagen es genial.

ca dijo...

¿y si pese a ser une esqueleto me siguen insuflando vida? (y yo apenas me dejo)

Herman dijo...

Eres muy amable, Tuti.

Ca, me preocupas. Un saludo.

trastorned dijo...

Muy bueno espero estar poco tiempo de esqueleto y llegar al polvo rápido y así de dejo llevar.

Una cosa el esqueleto se llama Herman? porque todo el mundo felicita a Herman, y que yo sepa si no entendido mal, esto lo ha escrito en su diario intimo el esqueleto no? vamos que su trabajito la'costao.
un saludo.